DISTRITO 10

Región Metropolitana
Comunas de: Santiago centro, Macul, San Joaquín, La Granja, Providencia, Ñuñoa

Constituyentes

Dauno Tótoro

Licenciado en Historia, activista por los Derechos Humanos y por la libertad de las y los presos políticos de la rebelión

Mi nombre es Dauno Tótoro, soy licenciado en Historia de la Universidad de Chile y activista por los Derechos Humanos. Fui parte del movimiento estudiantil que remeció al país el 2011 y durante años me organicé buscando enfrentar las condiciones laborales al interior de la Universidad, y peleando por la unidad de estudiantes y trabajadores.

He participado en diferentes organizaciones de Derechos Humanos y durante la rebelión fui querellado por el gobierno con la Ley de Seguridad Interior del Estado por decir lo que millones dijimos en su momento: Fuera Piñera.

El 2017 fui candidato a diputado como independiente por el distrito 10 donde levantamos las banderas del anticapitalismo y de las y los trabajadores.

Hemos enfrentado las trabas del procesos y nos hacemos parte para denunciar estas mismas trampas, luchar por una verdadera Asamblea Constituyente libre y soberana, para que sea el pueblo trabajador el que decida.

Suely Arancibia

Estudiante de pedagogía en Historia.

Soy parte de la juventud precarizada, endeudada con el CAE y de la generación que desde el 2011 se organizó en las tomas de los liceos por educación gratuita y vio que el problema no era solo la educación, sino que un sistema de conjunto.

Crecí viendo como nuestros abuelos reciben pensiones de hambre, teniendo que elegir entre comer o comprarse sus remedios y como nuestros papás que trabajan todos los días del año tienen que hacer malabares para llegar a fin de mes, mientras los empresarios como Lucksic se enriquecen a costa de la explotación y la precarización de la clase trabajadora, y del saqueo a los recursos naturales, el agua, la educación, la salud y la vivienda. 

También soy parte de los miles de jóvenes que durante la rebelión estuvimos desde el día 1 en las calles, en la primera línea siendo activos defensores de la rebelión que hizo despertar al pueblo trabajador, poniéndole el cuerpo a las balas de los pacos y resistiendo la represión de este gobierno asesino, por querer acabar con este Chile heredado de la dictadura que sólo nos arroja a la miseria a quienes nacimos en las poblaciones y en familias obreras. 

Creo que los jóvenes que estuvimos luchando y viviendo en carne propia la represión, tenemos que también hacer política, para que no sean los mismos políticos defensores de la dictadura, que nos niegan demandas como el aborto, o los partidos que le han votado leyes a la derecha o que han mantenido una tregua con este gobierno los que terminen decidiendo todo.

María Victoria Torres

Pobladora de la granja y activista por los derechos de las mujeres.

Años antes que irrumpiera el movimiento de mujeres y se instalara el #NiUnaMenos, ya era  activista por los derechos de las mujeres, con una historia de vida que atestigua mi compromiso con la lucha contra la violencia machista.

Necesitamos un Plan de Emergencia contra la Violencia Machista donde el Estado asegure casas de acogida para las mujeres violentadas, tratamiento psicológico, sueldos que se correspondan al costo de una canasta básica familiar. Un plan financiado en base al impuesto a las grandes fortunas y la renacionalización de los recursos naturales bajo control de las y los trabajadores. Soy pobladora y jubilada, vivo hace dos décadas en La Granja,  conozco de primera mano la vida del pueblo trabajador que vive con salarios y pensiones de hambre, y allí, el lugar de extrema vulneración en la que se encuentran las mujeres, en especial la mujer trabajadora que es doblemente explotada.

Como jubilada también conozco muy bien el sistema de AFPs,  el cual debería dejar de existir, ya que las pensiones no son un negocio. Es necesario un sistema de pensiones público bajo administración de trabajadores y pensionados, que entregue pensiones por encima de la canasta familiar. Porque la vejez digna es un derecho que no se nos puede arrebtar para que se enriquezcan unos pocos ¡No+AFP!

Quiero darlo vuelta todo, soy una de las miles que salieron a cacerolear, marchar y que se organizaron durante la revuelta para echar abajo toda la herencia de la dictadura.

Carolina Toledo

Enfermera y tesista del Magíster en Salud Pública de la U. de Chile

Soy enfermera de la U. de Chile y tesista del Magíster en Salud Pública de esa misma universidad. Desde que egresé trabajo en el sector público y en la rebelión fui parte de las brigadas de salud de Plaza dignidad, atendiendo a los cientos de heridos que diariamente eran víctimas de la violencia policial.

Organizándome en el centro de estudiantes fundamos la Sociedad Científica de Estudiantes de Enfermería, organización que hasta el día de hoy promueve la investigación y participación en congresos en los estudiantes de enfermería. Una vez egresada, trabajé en la implementación del Modelo de Salud Familiar y Comunitario en una comuna rural, y luego me desempeñé como enfermera en consultorios de la municipalidad de Santiago. Allí me organicé junto a otros trabajadores de salud comunitaria en el colectivo “Trabajo Vivo” para desarrollar las primeras Jornadas de Experiencias en Atención Primaria, instancias autogestionadas que permitieron a los distintos trabajadores reflexionar en torno a su labor y compartir estrategias colectivas.

Como trabajadora de la salud sé que para que la salud sea de acceso universal y de calidad se debe garantizar el derecho a la salud pública, gratuita y sin subsidio a privados. Sin embargo, no sólo debemos unificar la salud pública financiada por el Estado poniendo fin al negocio que se hace a costa de ella, sino también debemos ser las y los trabajadores en conjunto con los territorios quienes tomemos en nuestras manos la gestión de los hospitales y centros de salud comunitarios, asegurando el cumplimiento de sus necesidades de salud en forma integral. Es por esto que el enfoque de género y cultural cobra total relevancia, en la medida en que son las personas las que deben poder decidir sobre su nivel de salud individual y colectivo.

Julio Mancilla

Funcionario en la Universidad de Chile.

Soy trabajador del área de la educación superior y sindicalista de 56 años. Soy funcionario público, y trabajo como auxiliar de educación en la Universidad de Chile. Desde finales de la dictadura he sido un activista y militante de izquierda realizando trabajo sindical en distintos lugares de trabajo. Trabajé hace 1 década en la universidad de Chile, desempeñándome como dirigente sindical, los últimos años fuí presidente de la Asociación de Funcionarios de Filosofía y Humanidades.

He vivido en carne propia la precariedad de los funcionarios públicos, y el abandono en que se encuentran los asalariados del Estado, «el peor de los empleadores”; en especial en el área universitaria, donde la crisis de la educación pública se expresa ya con recortes y despidos. 

Presento mi candidatura para pelear por una educación para todos,  abrir la universidad a los trabajadores y el pueblo pobre, por una educación gratuita, pública y de calidad. Por lo mismo, la unidad con los estudiantes es clave, la unidad obrero estudiantil debe conquistarse no solo para esta batalla electoral, sino también en las calles para enfrentar al Gobierno. Así lo hicimos durante la revuelta de octubre, y por eso presento mi candidatura, para levantar las banderas de la rebelión en el debate constitucional. 

Al igual que miles de trabajadores y trabajadoras fuí parte de la rebelión, por lo mismo me ubico críticamente con la CUT y las grandes centrales sindicales, que actuaron durante toda la rebelión como frenos de la movilización, por lo mismo planteo poner mi candidatura como tribuna al servicio de la movilización y la lucha por echar por tierra toda la herencia de la dictadura.

Concejales

Claudia Tassara

Psicóloga y feminista de clase

Soy parte de aquellas millones de mujeres que nos hemos levantado contra la violencia machista. Desde el 2015 comencé a organizarme por Ni Una Menos, visibilizando en distintos espacios que es necesario cambiar esta sociedad y no dejar pasar más femicidios en la impunidad. Siempre he estado en primera línea para acabar con la explotación y la opresión. 

Crecí en una familia de izquierda que luchó firmemente por terminar con la dictadura. Para el golpe civico-militar tenía 8 meses de vida cuando mi madre fue detenida el mismo 11 de septiembre, sacada a patadas de su casa, afortunadamente mi tío me había llevado dos días antes a Ovalle a la casa de mi abuela materna, de lo contrario quizás que hubiera pasado conmigo si me hubiera encontrado con mi madre. 

El año 2014 comencé a organizarme en la agrupación de mujeres y disidencia sexual Pan y Rosas, junto a mis hijes Rafaella y Emi. Creo en la fuerza que tenemos como sujetas políticas para transformarlo todo, y dar salidas estructurales a problemas estructurales.

La única forma que tenemos para conseguir nuestros derechos más básicos como una educación no sexista, por nuestro derecho a decidir, y para que no nos sigan matando impunemente, es la lucha y organización, pues ningún gobierno nos ha regalado nada, ni lo hará.

¡Basta de explotación y opresión, vamos a darlo vuelta todo para terminar con este sistema de miseria capitalista y patriarcal!

Germán San Martín

Sociólogo y trabajador a honorarios

Soy Sociólogo de la Universidad Diego Portales y, hace más de 3 años, trabajo a honorarios del sector público. He sido ciclista por más de 10 años, constatando y sufriendo muchas de las inseguridades que supone este tipo de movilidad, en una ciudad donde no existe educación vial y donde faltan incentivos y desarrollo de infraestructura para promover el uso de bicicletas.

Me interesa trabajar por la recuperación de los espacios de Santiago Centro por los y las vecinos y vecinas, buscando luchar en contra de la predominancia de los proyectos inmobiliarios privados que han densificado la comuna, sin considerar la opinión vinculante de las personas residentes en los alrededores dentro del proceso de planificación. 

Han pasado varias administraciones municipales y ninguna ha sido capaz de asegurar una vivienda digna, dejando a los residentes de Santiago desprotegidos y dependientes de lo que el sector privado tenga para ofrecerles, sin ser lo público una alternativa real desarrollo en términos urbanos y de desarrollo social. 

Por eso lucharemos para que todas y todos tengan voz y puedan participar dentro de las decisiones municipales, para que cada persona sea un actor transformador del espacio en el que habita.

Dauno Tótoro: "Levantamos estas listas porque vemos que es necesaria una voz que luche contra el saqueo de los 30 años"
Lee más aquí
Previous
Next