DISTRITO 23

Región de La Araucanía

Camila Delgado Troncoso

Joven trabajadora y ex dirigenta sindical del comercio

Soy ex dirigente sindical y estudiantil, madre, trabajadora y hoy candidata a la Convención Constitucional por el distrito 23. Fui parte del despertar del movimiento estudiantil en el año 2006 cuando asistía al Liceo Municipal CCP de Osorno. Luego, mientras participaba de la lucha contra la Ley Antiterrorista durante 2009, ingresé a la Universidad Católica del Temuco a estudiar Antropología donde me organicé en el PTR y en la agrupación feminista Pan y Rosas, trabajando activamente por las causas obreras, de la mujer y la juventud de la ciudad, junto al pueblo mapuche. Tras un agitado 2011, en el primer gobierno de Piñera, asumí la presidencia del centro de estudiantes de mi carrera al año siguiente.

Desde 2016 hasta 2020 trabajé en el supermercado Cugat de Temuco, donde pese a las amenazas de despidos y represalias de la empresa, junto con mis compañeras y compañeros logramos conformar el primer sindicato, lo que significó iniciar una nueva experiencia en la Federación de Sindicatos del Retail.

Busco hacer visible la situación en la que millones de familias trabajadoras sufren día a día, al no llegar a fin de mes, con trabajos realmente precarios, donde la juventud carga tremendas mochilas literal y simbólicamente mientras el gobierno inyecta millonarias cifras a la policía para la militarización y represión al pueblo mapuche, por ejemplo, a las fuerzas represivas quien fue financiada cinco veces más que lo que se utilizó para el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y es esa misma policía que se encuentra hoy en total impunidad, que asesina y mutila a quienes luchan contra toda herencia de la dictadura. protegiendo a los grandes dueños de empresas como las forestales y proyectos extractivistas que generan saqueo y sequía en el país.

Luis Cifuentes Maldonado

Obrero de la construcción

Soy Luis Cifuentes, vivo en Temuco, tengo 46 años, soy obrero de la construcción, padre y corresponsal de prensa de La Izquierda Diario. He trabajado en muchos rubros, desde muy temprana edad. En la industria, el comercio, la producción en línea, los buses interurbanos, en el transporte de mercaderías desde centros de distribución, y hasta como cartero. Y ya hace 10 años en el área que me desempeño actualmente.

Como gran parte de las persona que nos tocó vivir la niñez y juventud en plena dictadura militar, me convertí en un detractor del crimen histórico que se tejía desde arriba. Pero recién en la enseñanza media, en el periodo que se le llamó “el tránsito a la democracia” me di cuenta de que “la alegría” que se nos anunciaba con bombos y platillos finalmente era para los mismos que se enriquecieron en los años de saqueo a mi familia y a mi clase, arrebatándonos oportunidades y preparándonos para terminar siendo mano de obra barata y en lo posible, no pensante.

Me considero parte del despertar de los millones que nos reconocimos en la lucha de octubre de 2019, donde después de muchos años siendo crítico de la difícil situación que vivíamos decidí que era hora de que nosotros tomemos las riendas de nuestro destino, es con este fin que ahora soy candidato a la Convención Constitucional, donde tenemos que acabar con las limitaciones y las trabas que le impusieron al proceso desde el Frente Amplio hasta la derecha recalcitrante en el “Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución”.

Paloma Carvajal Ulloa

Feminista, estudiante y docente

Soy madre de un pequeño, cientista política de profesión, docente y estudiante. Nací en Pucón, pero trabajo y estudio en la ciudad de Temuco. Soy la primera profesional de mi familia, por lo que arrastro una deuda universitaria millonaria con esta educación de mercado, al igual que millones de jóvenes. 

Lo que me motivó a lanzar mi candidatura a la Convención Constitucional, es ver la realidad de la gran mayoría en este país, donde es necesario endeudarse para poder tener una casa, estudiar, acceder a la salud, en un Chile con sueldos y trabajos precarios, abuelas y abuelos con pensiones miserables y totalmente desprotegidos. 

Buscamos poner fin al negocio de la educación, que además es profundamente machista y patriarcal, donde no existe educación sexual , menos derechos sexuales y reproductivos, y donde la moral de las iglesias tiene un gran peso impositivo a nivel de Estado.

 

Necesitamos garantías mínimas para la crianza y la protección de la infancia. 

 

Pero también, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. El aborto legal, libre, seguro y gratuito, es una de las demandas que me gustaría instalar con fuerza, pues la maternidad debe der deseada o simplemente no ser.

Por la profunda desigualdad, donde son 10 familias quienes concentran todas las ganancias y riquezas a costa de nuestro trabajo y nuestras vidas. Es necesario echar abajo toda la herencia de la dictadura de Pinochet.

Por otro lado, la legalización integral de la cannabis; creo que este debate implica sacudir todos los prejuicios conservadores de «delincuentes, antisociales, vagos, drogadictos, terroristas» que se escuchan cuando una cruza ambas palabras: juventud y cannabis. Con estas ideas el Estado puede seguir perpetuando el mercado del narcotráfico y con ello, el control en las poblaciones más precarias, generando una dependencia con reales drogas que la dictadura implementó. Porque somos las mujeres, la juventud, los trabajadores y los pueblos, quienes fuimos parte de ese Chile que despertó quienes debemos redactar la nueva Constitución, para que no sean los mismos de siempre quienes decidan por nosotras.

Daniel Lara Torres

Joven trabajador y estudiante de historia

Tengo 29 años, nací en la comuna de Nueva Imperial en  la Araucanía. Como muchos, mi infancia la viví en un barrio, estudié en la comuna de Nueva Imperial, motivado por la música, el año 2006 fui testigo y partícipe de la revolución pingüina, cuando miles salimos a las calles a gritar y exigir nuestras demandas. Desde mi pasión, la música, fuimos parte de las movilizaciones además de marchar constantemente, e ir a los liceos y participar a través de la música.

El año 2009 rendí la Prueba de Selección Universitaria (PSU) ya que quería entrar a estudiar música, pero esto no sucedió, ya no obtuve el puntaje necesario para acceder a la carrera que deseaba, una muestra clara de lo segregadora de la prueba, decidí trabajar, estudiar y volver a realizar la PSU, donde por segunda vez volví a sufrir la decepción de no acceder a la carrera que siempre soñé, ahí me di cuenta de lo dificultoso que es acceder a la educación en Chile, no solo por el acceso primario sino que por lo que significa estudiar, los altos costos y la deuda que se arrastrará por años.

Estudié un técnico en Trabajo Social del cual me titulé el año 2015 y decidí ir a vivir a Santiago por oportunidades laborales, las cuales no fueron así y comencé a  trabajar  de conserje. Durante ese año comencé a ver la posibilidad de ir a estudiar a Argentina, donde la educación era gratuita y no habían requisitos para su acceso como la PSU en Chile. Es por esto que decidí finalmente el año 2017 irme a estudiar a Argentina, en mi llegada conocí al Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) partido hermano del PTR en Chile, fue mi primer acercamiento a la política organizada en el que aprendí sus ideas y motivaciones, logrando organizarme y comenzar mi vida política. 

Mi principal motivación a esta candidatura tiene que ver con la educación de calidad, gratuita y no sexista, para que todos y todas quienes quieran acceder a la educación lo puedan hacer. Lo he vivido en carne propia y quiero que esa sea mi bandera de lucha junto con tantas otras demandas que fueron expresadas en la rebelión popular. 

La explosión de la rebelión popular me sorprendió estando en Argentina, desde allá miraba como millones de personas salían a las calles para acabar con el Chile de los 30 años y que no sigan gobernando los mismos de siempre. Actualmente me organizo en la Araucanía, con mis compañeras  y compañeros, con los mismos que ¡queremos terminar con el saqueo de los 30 años!