DISTRITO 8

Comunas: Maipú, Estación Central, Cerrillos, Quilicura, Pudahuel, Til-Til, Lampa, Colina.

Candidaturas Constituyentes

Beatriz Bravo

Ex dirigenta estudiantil y sindical

Soy de la generación que vivió la transición pactada de la Concertación, y en carne propia vimos cómo funciona la política de la cocina parlamentaria. Desde pequeños supimos que la educación está al servicio de los empresarios, y por eso nos movilizamos durante años.

El 2006 y 2011 luché por la educación gratuita y contra las burocracias estudiantiles.

Luego fui delegada sindical de la planta CTP, Correos de Chile.

Como trabajadora sé lo que es la realidad para la juventud; turnos rotativos, jornada de 6×1 sin derecho a descanso y ocio y un sueldo mínimo que no alcanza. Es desde aquí donde me hice parte de la rebelión de Octubre.

Estoy decidida a dar una pelea por acabar con la vida a la cual los grandes empresarios nos han condenado. Quiero que lo demos vuelta todo, invertir las prioridades y poner las riquezas al servicio de nuestras necesidades. Queremos que gobiernen los trabajadores.

Pero esto no lo lograremos solo con la Convención.

Mientras luchábamos en las calles, los partidos tradicionales junto al FA firmaron el Acuerdo por la Paz, y el PC desde la CUT bajó en los hechos las movilizaciones. Nos dieron un proceso constituyente controlado por los ⅔ del veto de la derecha, sin poder cambiar los aspectos estructurales del saqueo y la dictadura en Chile.

Sé que la movilización nos permitirá imponer las demandas de Octubre, a todos quienes este sistema capitalista les niega el futuro y tener una vida que merezca ser vivida. ¡Hagamos que nuestras vidas valgan más que sus ganancias!

María Isabel Martínez

Profesora

Participé en política en los 80, desde los 17 años. Junto a vecinos y el apoyo de militantes de izquierda en clandestinidad, refundamos la Junta Vecinal, desbaratada en Dictadura. Nos sentíamos muy valientes, conscientes de que había que combatir los miedos e ir levantando cada espacio de organización.

Me hice profesora, pese a las dificultades en los 80 para una familia pobre. Creía que así aportaría a que la gente de mi clase “saliera adelante”. Pronto vi que no era suficiente, me acerqué al sindicalismo, desde entonces participo en el Colegio de Profesores, desde hace varios años como dirigenta comunal: Contra cada obstáculo que nos imponen a la -mujer trabajadora- doble jornada y triple en docentes. A  las mujeres de la clase trabajadora, nos está vetada la política, no así a las “cuicas”.

Caí en las trampas de la Concertación y del Chile de los consensos de la cocina parlamentaria. La desesperanza se estaba instalando y aparecieron importantes luchas obreras, del carbón y pescadores. Luego los pingüinos en el 2006. Después los forestales: entonces fue asesinado el huelguista, Roodrigo Cisterna. Luego el mapuche Matías Catrileo ¡Ambos en el gobierno de Bachelet!  Rompí con toda expectativa en el régimen político y comprendí que es necesario  luchar por un gobierno de los trabajadores.

El 2011, como profesora, madre y dirigenta del CdP, estuve codo a codo con los estudiantes por la educación gratuita. Para cualquier cambio profundo, debemos estar organizados y movilizados, de ahí la importancia de militar en una organización política.

Participando de la Revuelta de Octubre, constaté que se puede salir “a darlo vuelta todo”, recuperar lo que nos fue saqueado y ponerlo al servicio de las necesidades de las mayorías.

Javiera Márquez Basualto

Periodista

Soy periodista, tengo 33 años. 

El 2008 fui parte de la fundación de la agrupación de mujeres y diversidad sexual,  Pan y Rosas, desde entonces me sumé a las causas de la clase obrera y de las mujeres. El 2015 fundamos La izquierda Diario, red internacional con presencia en 14 países y 8 idiomas, que se puso a disposición de la rebelión de octubre.

El 2011 fui dirigente estudiantil en la Usach, junto a los sectores más decididos a luchar por educación gratuita, enfrentamos a la burocracia de las Juventudes Comunista y organizaciones que luego conformaron el Frente Amplio, quienes se negaron a confiar en las fuerzas de la movilización y en la unidad con los trabajadores, poniendo sus esfuerzos en las negociaciones con las autoridades. Aunque no la conquistamos por el desvío parlamentario, bajando las movilizaciones con la promesa de que en un próximo gobierno de Bachelet sería posible, sé que esa lucha marcó un antes y un después para esa generación de estudiantes y fue un precedente para el despertar.

Como miles estudié y trabajé, en los puestos más precarios. En mi paso por la universidad contribuí a que las y los subcontratados de aseo y jardines, levantaran su sindicato: lucha y organización que años más tarde consiguió que la Universidad los reconociera como trabajadores propios. Trabajé para grandes sindicatos mineros de subcontratados, donde puse mi disciplina al servicio de difundir sus demandas y las de las mujeres del sector.

Voy de candidata porque conozco en carne propia la precariedad  laboral y he dedicado mi carrera para denunciar los abusos empresariales, para eso impulsaré el fin del subcontrato y de  toda la herencia del código laboral de la dictadura y las reformas de los gobiernos de los 30 años ¡A igual trabajo, igual salario! ¡negociación colectiva por rama! ¡tarifado nacional por oficio!

Sebastián Avilés tapia

Estudiante de Pedagogía y Trabajador

Como miles, soy parte de la juventud precarizada que debió combinar el trabajo y largas jornadas de estudio para solventar una carrera universitaria. 

Desde el año 2011, en un liceo de pudahuel, la lucha por la Educación me abrió los ojos para ver que esto era solo un síntoma de todo un sistema en descomposición.

Así como lo es la educación, también es la salud, la vivienda, el trabajo, el agua y los recursos naturales, todos estos derechos y necesidades básicas hoy están en manos de  grandes empresarios.

Con la rebelión de octubre del 2019 y la actual pandemia por Covid-19 quedó develado que esta forma de organizar la sociedad no sirve si queremos que todos vivan bien. Es por eso, que como Trabajadorxs Revolucionarixs levantamos las banderas de un gobierno de los trabajadores, apostamos a la movilización ascendente ante este proceso constituyente tramposo, ya que solo la lucha y organización nos garantizará la conquista y mantención de todos nuestros derechos.

Es por esto que presentamos esta candidatura, porque la voz de la izquierda anticapitalista y de la juventud precarizada debe estar presente en este proceso, enfrentándose a los políticos de los 30 años.

Leonardo Cabezas

Auxiliar de enfermería en el Hospital J.J. Aguirre

Tengo 51 años y soy  auxiliar de enfermería del hospital JJ aguirre hace 11 años.

En los últimos 30 años se ha consolidado el modelo económico heredado de la dictadura, que ha priorizado la salud privada y ha dejado en total abandono a los trabajadores de la salud y, más grave aún, a usuarios y pacientes, como demostró la pandemia.

En la década de los 80, mi familia y yo fuimos perseguidos, nos allanaron la casa y pese a vivir al lado del regimiento salíamos a las calles de la población para protestar contra la dictadura. 

En el año 2007 fui cajero del metro y con mis compañeros fundamos el primer sindicato de cajeros externos. Desde la rebelión de octubre de 2019 salí a las calles y, en el hospital, he participado en actividades artísticas, rindiendo homenaje a las víctimas de la represión.

Actualmente sufrimos las improvisaciones de un gobierno que pudo haber caído como demostró el paro del 12 de noviembre, después del cual todo los partidos del régimen se coordinaron para desmovilizar en las calles con un acuerdo por la paz basado en la impunidad. Chile se ubica como uno de los 10 países con peor manejo de la crisis sanitaria, con cuarentenas desordenadas, y una atención que no ha sido oportuna ni garantizada, costando miles de vidas de los más vulnerables.

Nuestra propuesta es que la salud sea un derecho garantizado, por un sistema público, administrado y controlado por trabajadores y usuarios.

Sabemos que la convención está llena de trampas, denunciaremos cada una, llamando a confiar en las fuerzas de la clase trabajadora y el pueblo movilizados porque somos quienes podemos terminar con toda la herencia de la dictadura e imponer una Asamblea Constituyente que sea realmente libre y soberana.